LA MONJA Y EL PADRE

Estaba un sacerdote manejando hacia su parroquia y en la carretera se encuentra con una monja conocida, para y le dice:

'Madre, suba que la llevo al convento'.

La monja sube y se sienta en el asiento del copiloto, hace un cruce de piernas y el habito se le abre un poquito y se le ve la pierna.

El padre se le queda mirando y sigue manejando, al rato le toca la pierna y la monja le dice:

'Padre acuerdese del Salmo 129'.

El Padre le pide disculpas y sigue manejando.

Al rato otra vez le toca la pierna y la monja le dice:

'Padre, acuerdese del Salmo 129'.

El Padre se excusa diciendo:

'Perdoneme Hermana, pero usted sabe, la carne es debil'.

Despues de un rato la monja se baja y el Padre llega a su parroquia. Va rapidamente a buscar en la Biblia, el Salmo 129.

Encuentra el Salmo que dice... 'Seguid buscando y alla arriba encontrareis la Gloria...'

MORALEJA para los HOMBRES:

¡Entiendan de una vez por todas que las mujeres jamas les van a decir que SI directamente!

MORALEJA para las MUJERES:

Si no se quieren quedar con las ganas... ¡¡¡HABLEN CLARO!!!

AMEN...........
Share on Google Plus

Editor Gazcue es Arte

Me considero joven, ya que la juventud es un estado del espiritu, bohemio como todo residente en Gazcue, academicamente soy Master en Educación Superior mención Docencia, Licenciado en Comunicación Social, Técnico Superior en Bibliotecología y Diplomado en Ciencias Políticas.

1 comentarios:

  1. Las monjas deberian usar minifaldas negras y calzones blancos. En la calle que el viento les levante sus minifaldas negras y toda la gente les vea sus calzones blancos.

    ResponderEliminar

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.