La guanabana: mitos y realidades

“Bondades”. Hoy se habla de sus propiedades contra el cáncer

Es conocida su variedad de usos en la
cocina.

La guanábana, fruta que crece de manera silvestre en cualquier patio y que ha sido motivo de maroteos de más de un niño, niña y adultos amantes, hace algunos años ha sido protagonista  de innúmeros  titulares de  periódicos dando cuenta de sus propiedades curativas.

Aunque años atrás  se tejían algunos mitos no muy halagüeños sobre el consumo de esta fruta, hoy día  rebosan las opiniones positivas respecto de ella.

Y no es para menos, ya que hasta  se le atribuyen   propiedades   curativas de una de las  enfermedades más temidas por la sociedad mundialmente: el cáncer.

¿Quiénes afirman esto?  sitios electrónicos como www.lifescozulcuba.com dan cuenta de que la guanábana es un tratamiento alternativo para curar el cáncer, así como para, en el caso de los hombres, la eyaculación precoz.

La cura del cáncer con la guanábana ha sido una noticia revolucionaria que ha sorprendido al mundo últimamente.

La guanábana o “graviola”, nombre científico de ésta, es una fruta tropical cuyo origen se ubica en la selva peruana, la India, Filipinas, Australia y algunas regiones de Hawai.

Lo que algunas personas se preguntan es ¿por qué hasta ahora se le descubren todos esos beneficios curativos?

Opiniones al respecto. Se afirma que esta fruta tropical que encontramos por doquier en el país  tiene propiedades que podrían eliminar las células malignas del cuerpo sin dañar las nuevas células que se reproducen.

Datos sobre las guanábana que circulan  desde hace  algunos  años hacen  mención de la  cura el cáncer y refieren incluso estudios sobre la anonacina, un compuesto que se extrae de esta fruta del que se afirma  que tiene  efectos anticancerosos. Se revela además que estos estudios fueron realizados  sólo  in vitro o in vivo en animales, no en humanos, de modo que   no existe aún ningún estudio clínico en humanos.

De ser ciertas todas esas posibilidades de cura, habría un gran camino de posibilidades de disminuir la cifra de cánceres en el mundo, puesto que esta fruta es de fácil producción y accesibilidad y además tiene un delicioso aroma y   sabor.

Sin embargo, sobre esta fruta se dice también que  ofrece   riesgos a la salud.  Según algunos  estudios hay una conexión entre consumo de esta fruta y la enfermedad de Parkinson debido a la alta concentración de annonacina de la guanábana.

Estudios y descubrimientos.  En 1976 el doctor Jerry Mc Laughlin, de la Purdue University descubrió las acetogeninas de la anonacea graviola, poderosos anticancerígenos.

Continuaron esas investigaciones en el Instituto Nacional del Cáncer comprobando su efectividad en el cáncer de colon y de próstata.

El National Health Center la utilizó para otros tipos de cáncer (gástrico, de riñones y mamas). La Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Corea del Sur realizó estudios comparativos con la adriamicina (quimioterapico) en tratamientos de cáncer de pulmón.

Otras investigaciones.  Así mismo, estudios realizados en 1998 a 2000 por McLaughlin y por Chih Hw, Chui HF han revelado que las acetogeninas son inhibidores del complejo I de la cadena de fosforilación oxidativa con lo cual bloquean la formación de ATP; energía que necesita la célula cancerosa para poner en funcionamiento su bomba mediada por P-glucoproteína, que le permite mantenerse activa. Las acetogeninas también inhiben la ubiquinona-ubiquinona oxidasa, enzima dependiente del NADH que es peculiar en la membrana plasmática de la célula cancerosa. McLaughlin realizó sus investigaciones con las acetogeninas Bullatacin y Bullatacinone.

Un estudio realizado en la Universidad de Pardue en California, demostró que las acetogeninas pueden inhibir selectivamente el crecimiento de células cancerígenas y también inhibir el crecimiento de las células del tumor, resistentes al adriamycin (droga quimioterapéutica).

Más datos Sobre la fruta

A sus hojas se le atribuyen propiedades  para  combatir la  diarrea, fiebre, gripe, insomnio, etc. Con el  té de las  hojas  se cura la gripe,  parásitos, diabetes,  problemas hepáticos, neuralgia, artritis y reumatismo. La guanábana es  recomendada para combatir el cáncer de  páncreas, próstata y pulmón.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.