El Joseph Ratzinger de Jose Mercader


Muchas personas pensaban que cuando salía el humo negro por la chimenea de la basílica San Pedro era porque se les habían quemado las papas a los cardenales. Hoy se sabe que es porque no se ha elegido uno hasta que salga blanco para avisar en latín de lata: habemus papam.

Para Ratzinger ser papa no ha sido una papa, y él lo resume en su última homilía como la hipocresía y la división de la Iglesia.  Desde que subió al trono empezaron las maldiciones por sus supuestos vínculos con los nazis,  por los escándalos de los curas abusadores de menores, por lo del aborto, por lo de la igualdad interna y el deseo de que haya una papa mujer,  por lo de Sor María, la monja española del escándalo de los bebés robados y revendidos. Eso sí, los laicos juegan el 666 en cualquier lotería apostando para que no vuelva la Inquisición.   Esa es la lista negra que el tocayo Joseph no resistió.  El mundo espera ahora una lista blanca, no para mejorar la imagen de la Iglesia sino su accionar. Mi esperanza, aunque vana, es que el próximo papa sea Michel Piccoli.  En el mundo pues no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.