Gabriela Sabatini y Mónica Seles chocan hoy en Madison Square

Las extenistas regresan al escenario de la final del Masters de 1990 para participar en una exhibición junto a Roger Federer


Gabriela Sabatini y Mónica Seles volverán a reencontrarse sobre una pista de tenis. La argentina regresa este martes al mítico Madison Square Garden de Nueva York para participar en una exhibición en el Día del Tenis  junto a la tenista etadounidense de origen serbio en la que también estará el suizo Roger Federer.

Las dos jugadoreas retiradas reeditarán 25 años después la final del Masters de 1990, en la que Seles se impuso por 6-4, 5-7, 3-6, 6-4 y 6-2 en un histórico partido, ya que fue la primera vez en la era moderna de este deporte que un encuentro femenino se disputó a cinco sets.

La argentina recuerda el histórico encuentro que protagonizó junto a Seles a la perfección.«Fue mi primer partido a cinco sets pero no me sentía cansada. Estaba tan enfocada y motivada que no me di cuenta de lo largo que fue, pero cuando terminó el partido me sentí agotada. Ni siquiera podía caminar», reconoce Sabatini.

Para Sabatini, de 44 años, se trata del regreso al escenario en el que se coronó campeona del Masters en dos ocasiones, 1988 y 1994. En Nueva York, la argentina ganó además su único Grand Slam (US Open, 1990), el techo de una carrera con 27 títulos individuales en la que llegó a trepar al puesto número 3 del ránking antes de retirarse en 1996.

Sabatini, alejada de las pistas desde 1996, explicó que lleva tres meses jugando todos los días para preparar el partido que jugará ante Seles el próximo 10 de marzo, y reconoce que volver a Nueva York le ilusiona. «Es una de mis ciudades favoritas para jugar, por la atmósfera y la energía que te da. Desde el momento en que llegaba me sentía con energía, lista para jugar y dar lo mejor de mí. Por eso acepté volver a jugar en el Madison Square Garden», comentó.

Por suparte, Seles, de 41 años, exnúmero uno del mundo y ganadora de nueve Grand Slams, también guarda muy buenos recuerdos de la Gran Manzana, donde conquistó tres Masters y dos US Open. La tenista estadounidense de origen serbio reconoció que volver a jugar ha sido un «shock físico» y añadió que es «un golpe al ego entender que no puedo hacer las mismas cosas que hace diez años».

La rivalidad entre Gabriela Sabatini y Mónica Seles solo existió sobre las pistas de tenis. Fuera de ella su relación se volvió de amistad cuando la estadounidense fue apuñalada en la espalda por un fan de Steffi Graff durante el torneo de Hamburgo en 1993. Ante ese brutal suceso, Sabatini apoyó la propuesta de congelar el ránking de la WTA mientras la estadounidense no se recuperara y ese gesto es algo que Seles agradece. «Pensó primero como persona antes que en el dinero, los patrocinadores o el ránking», asegura Seles. Pero Sabatini nunca quiso ponerse ningún tipo de medalla con el gesto: «Fue algo que le pudo suceder a cualquiera. Tomé la decisión como persona y me puse en su lugar».

Veinticinco años después de la histórica final del Máster de 1990, Gabriela Sabatini y Monica Seles volverán a enfrentarse en un partido en el que no habrá nada en juego, pero sí muchos recuerdos en la cabeza de ambas.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.