Álex pensó en el 2014 retirarse del béisbol

Por Freddy Ortiz Pujols

Alex Rodriguez sentado en el dugout con sus hijas
Ella Rodriguez, a la izquierda y Natasha Rodriguez
antes de un partido contra los Marlins de Miami.
Si Álex Rodríguez hubiera cumplido su pensamiento de decir adiós al béisbol en el 2014, no hubiera superado a Willie Mays en jonrones, alcanzar las dos mil empujadas, mucho menos convertirse en apenas el miembro 29 con 3 mil imparables en las Grandes Ligas.

Y es que el dominicano estuvo  a punto de poner fin a su carrera luego de ser suspendido por toda la temporada del año pasado a raíz del caso Biogénesis, según confesó al programa “Aquí y Ahora”, de Univisión en una entrevista en exclusiva con la periodista Teresa Rodríguez.

Ante la pregunta, de que si en algún momento durante del año 2014 pensó en retirarse, contestó: “Si, pensé en todo, había tantas dudas y preguntas, por primera vez no sabía si tenía la fuerza para entrar al terreno, no sabía cuál iba a ser la reacción del público, de los peloteros, mi equipo y de la liga. Fue un momento muy triste”, dijo un Rodríguez arrepentido por esos hechos.

Reconoció que ese año fue el más oscuro y difícil de su vida. No obstante, aunque vivió momentos amargos por las situaciones que enfrentó, esa pausa fue una bendición.

“El año 2014 fue el año más oscuro no solamente para mi, sino para mi familia también, pero se convirtió en una bendición, porque me acerque más a mi familia, también aprendí quienes son mis amigos y quienes no”, reveló.

El toletero de los Yankees de Nueva York ha regresado en gran forma, cuando propios y ajenos especulaban previo a la campaña 2015 que ya estaba acabado y que el mejor camino luego de caer en el descrédito era anunciar su retiro.

El tres veces Jugador Más Valioso de la Liga Americana llegó a la acción de ayer con un promedio respetable de .281, 14 jonrones y 40 remolcadas de un equipo que se encuentra en el segundo lugar compitiendo por  la cima de la División Este del Joven Circuito a solo un juego detrás de los Rays de Tampa Bay.

EL 2014 LE DEJÓ GRANDES LECCIONES

“Yo  creo que un día, yo diré que el 2014, fue una de las mejores cosas que me ha pasado en mi vida, por las grandes lecciones”, siguió diciendo.

A-Rod ha vivido un viacrucis en los últimos años. No juega una temporada completa desde el 2007, operaciones en ambos lados de la cadera y otras lesiones.  En el 2009, admitió haber usado sustancias prohibidas entre el 2001 y el 2003, cuando jugaba con los Rangers. El árbitro Fredric Horowitz redujo la pena a la temporada del 2014 de 211 a 162 partidos.

También,  demandó a las Grandes Ligas, al sindicato de peloteros y al médico de los Yanquis, pero luego retiró las demandas.

Estar lejos del diamante por un año del deporte que más le apasiona. Sin dudas, que lo extrañó.

“La pelota siempre me hace falta, mi papa jugó pelota, está en mi sangre,  soy dominicano, es una religión, en mi casa y en mi patria”, expresó.

CAMBIÓ SU RUTINA

Consciente de que ya no cuenta con las energías ni fuerzas de sus años de juventud, dijo que se vio obligado durante ese “año sabático” a cambiar sus hábitos y rutinas para adecuar su cuerpo a la edad que el próximo mes llega a sus 40 años.

“Una de las cosas que trabajé, fue la flexibilidad, cambié la forma de entrenar, porque definitivamente no puedo correr como un “loco” cuando  tenía 25 años, ahora he introducido nuevos ejercicios, como spinning, yoga, piscina”, confesó.

Eso lo ayudó a concentrarse en mejorarse así mismo, por eso buscó a quien considera el mejor pelotero de estos tiempos y su amigo: Barry Bonds, lo que lo llevó a viajar junto a su familia a San Francisco, donde aprovechó para pasar las vacaciones de navidad.

“Es uno de los peloteros más dedicados e inteligente, nos concentramos mucho en el bateo”. Nos pasamos año nuevo en San Francisco junto a él”, agregó.

PADRE A TIEMPO COMPLETO

Sin embargo, su trabajo no solo se limitó a la parte física, también descansó su cuerpo y la mente. Ese tiempo le permitió compartir más tiempo con sus hijas Natasha y Ella de 10 y 7 años, respectivamente, sus dos hijas que procreó con su exesposa, Cynthia Scurtis.

“Pasé mucho tiempo con mi familia, especialmente con mis hijas, yo nunca había tenido la oportunidad de coger una pequeña vacaciones en verano desde 1994”, manifestó.

“La presión de llevar a las niñas a la escuela y ser el DJ, y poner la música que está de moda, lo que les gusta. Una presión increíble, olvídate del Yankee Stadium”, agregó.

Llevando la camiseta número 13 de los Yankees, ha impuesto marcas toda la campaña. La semana pasada se convirtió en el primer criollo y latino en integrarse al club de los 3,000 hits.

Pero para  hasta época del año pasado, estaba en tareas del hogar como padre a tiempo completo, complaciendo a sus hijas y disfrutando cada momento, lo que antes su carrera no le había permitido, como llevarlas a un concierto.

“Ellas  me dijeron yo quiero conocer a Katy Perry, y yo dije y ahora cómo yo busco este problema (se ríe), tuvimos la oportunidad  de conocerlo y Katy Perry conoció a mis hijas. Ví la reacción y la cara de mis hijas, y estaban como un tomate”, describió.

Ese momento reconoció el impacto que tiene una persona  famosa hacerle realidad el sueño a un niño.

“La felicidad que le trajo a mis hijas, yo soy el papá del mes, yo dije bueno si quieren vamos a ver otro concierto (risas)”, narró.

Es por eso que ahora tiene una nueva actitud ante el público. “Ahora firmo más que nunca, porque entiendo la importancia de los fanáticos”.

CONTAR LOS ERRORES A SUS HIJAS

Ante la pregunta de que si sus hijas saben del error que cometió, respondió:

“Lo más difícil de todo, fue sentarme con mis dos niñas y Cynthia nosotros cuatro, y explicarle como uno más puede, el error que hizo su papá, para mí fue imposible”, dijo.

Admitió que recibir un espaldarazo de su familia especialmente de su expareja y sus hijas, se convirtió en el motivo principal para seguir jugando béisbol,

“Cynthia fue una estrella, yo le doy mucho crédito a ella, porque cuando yo no podía hablar por emoción, ella terminaba las oraciones. Las tres me dieron un abrazo que se sintió muy bien, después de eso, yo dije ahora yo puedo jugar pelota “, subrayó.

OTRAS CONFESIONES

Ante la pregunta de qué ha estado suspendido, pero nunca ha contado la versión de los hechos. Según dijo la periodista, Alex prefirió  guardar silencio y  fuera de cámara  dijo que si algún día decide revelar esos detalles, serían después de su retiro de béisbol.

Reveló que no tener un padre presente en su desarrolló, le ayudó a enfocarse en su vida y tener la responsabilidad como padre.

Su padre lo abandonó cuando tenias 10 años  y no lo volvió a ver hasta cuándo fue un pelotero profesional.  Murió el año pasado.

Reveló que el año pasado continuó con una de las promesas que le hizo a su madre, Lourdes Navarro de terminar sus estudios universitarios.

“Una de las cosas que hice en el 2014 fue regresar a la universidad de Miami, para coger una clase y de verdad disfruté mucho, con mi mochila como un estudiante normal.

Además dijo que en este momento está soltero, y que su novia es el juego de béisbol, sus dos hijas y su mama.

La entrevista se extendió por unos 25 minutos, en la cual se notó a un nuevo Álex Rodríguez, hablando de forma pausada y pensando más en sus respuestas.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.