Silvio Mora dice no aceptó dinero del bajo mundo para regresar a la música

Por José Nova

Silvio Mora da gracias a Dios por el nuevo repunte que vive
 en la industria musical.
El merenguero Silvio Mora confesó que en un momento se asustó y pensó que había llegado el final de su carrera.

Sin embargo, “gracias a Dios pude sobrevivir por la fe que tengo. Por eso es que yo menciono siempre a Jesucristo, porque a pesar de la baja que yo tenía, yo estaba contento. Me gozaba, iba mucho a la iglesia”, dijo el intérprete de temas jocosos como “Llegó el pavo”, el cual se encargó de repuntar su música desde mediados de 2014, hasta llegar a los primeros lugares de la radio nacional. Este año también ha logrado buena pegada con “Yo quiero volver”, una canción que lo sumerge en la línea romántica.

Ambos cortes forman parte del primer disco que acaba de publicar el merenguero en los 14 años que lleva en la industria discográfica. La producción se titula Silvio Mora Mundial, editada por la compañía Mayimba Récords.

“Yo me siento más que agradecido de Marti Cuevas y Mayimba por confiar en este proyecto, luego de tantos años buscando una disquera o un empresario que invirtiera en mí y por fin lo hemos logrado, y el éxito se está sintiendo”, dijo el cantante, quien le confesó a elCaribe, que mientras estaba alejado de los escenarios se dedicó a cuidar los hijos cuando su esposa empezó a trabajar en un banco. Hasta que lanzó “Llegó el pavo”.

“Me quedé en la casa cuidando los niños, no estaba tocando ni nada por el estilo, viendo lo que estaba pasando con la música, sobre todo la debacle del merengue de calle”, conto.

Durante ese tiempo de receso, confesó que le llegaron a hacer ofertas “inadecuadas”, para yo hacer cosas “indebidas” como las que hizo el bachatero Jimmy Bauer. “Y dije que no, cuando me ofertaron muchísimo dinero. El caso de Bauer me dio ahí (señalándose la sien con el dedo índice de la mano derecha), le dije al tipo no, yo no lo voy a hacer, estando en olla y desbaratado. Recuerdo que ese día, desde ahí,sin carro ni cuarto, tuve una pequeña crisis. Caminé triste desde El Conde hasta mi iglesia (en la México con Duarte) y me arrodillé pidiéndole a Dios que me diera fuerza”, narró sobre los momentos difíciles que vivió en estos últimos años.

“Por eso, hoy en día, con las cosas que pasan, digo:Dios es bueno. Lo que pasa es que Dios da todo a su tiempo, y te prueba”, entendió, tras agradecer al comunicador Michel Miguel Holguín y a los empresarios Marti Cuevas y Luis Medrano, por el apoyo que le han brindado a su carrera. “Este proceso me sirvió para yo analizar quiénes son mis amigos, sin guardar rencor”, agregó.

Al analizar la situación que vive el merengue, dijo que el ritmo de la güira y la tambora “vuelve a soltar las alas”. “No es que el género esté en crisis, es solo que los urbanos han pegado duro, los salseros también, y eso ha dado a entender que el género no disfruta de la preferencia del público”, sostuvo Silvio.
Indicó que para “grabar un dembow se gastan tres mil pesos” y que para hacer un merengue tiene que pagar 80 mil pesos, “yo pidiendo favores”.

“Una producción de merengue sobrepasa el millón de pesos, solamente hacer el disco. Por eso es que tú ves que nadie hace producción de merengue. Ahora, de dembow tú le dices a un tío que te mande 500 dólares y ahí tienes para realizar un álbum entero”, detalló.

Para principios de 2016, la disquera Mayimba planea promover otro tema del disco del artista, de los cuales más de la mitad son de corte romántico y una tercera parte son merengues jocosos.

Además, sus canciones serán grabadas en varios idiomas, incluyendo el francés, un mercado que piensan conquistar en lo adelante. “Con el apoyo de Mayimba Music todo cambia”, aseguró Silvio Mora.


Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.