Paola Cuello, primera dominicana que arbitrara baloncesto olimpico

Por Satosky Terrero Galarza

Paola Cuello es santiaguera y tiene 36 años. Ella está a meses de hacer historia. En agosto próximo se convertirá en la primera mujer dominicana que participa como árbitro de baloncesto en unos Juegos Olímpicos. Cuello estará en el torneo femenino de Río 2016, evento que se llevará a cabo del 5 al 21 de agosto en Brasil.

Cuello le dijo a elCaribe que la invitación a trabajar en las Olímpiadas la convirtió en una mujer realizada, aunque no esconde su meta de arbitrar en la famosa Euroliga. Ella narra su historia y cuenta como cambió su carrera de ingeniera industrial para convertirse en juez en un deporte dominado por los hombres.

¿Cómo inicias en el arbitraje?
Comienzo en el 2006. Inicié con la invitación que llegó al club del sector donde crecí, el Invi, en Santiago, donde era entrenadora de las categorías menores. La invitación la hizo el Colegio de Árbitros y Anotadores de Santiago (Coabasa).

¿Cuánto tiempo te costó tener tu licencia de árbitro regional y luego la nacional?
Bueno, la regional la obtuve a los ocho meses más o menos y la nacional la conseguí al año y medio, todo esto contando desde 2006. Obtuve la nacional y la internacional en el mismo año, 2008.

¿Cuál fue tu primera asignación en un torneo superior?
Mi primer torneo superior fue en el 2008 en Santiago y recuerdo que fue el partido entre Sameji contra el GUG (Gregorio Urbano Gilbert).

¿Nerviosa?
Sí, muy nerviosa, lo recuerdo como ahora. Estaba demasiada ansiosa.

¿Qué te decían tus compañeros?
Ellos me decían que tuviera confianza, que no era difícil, que no iba a pasar nada que no supiera manejar y que, obviamente, llamara todas las violaciones que viera.

¿Cuál fue tu primer evento internacional y cuántos tienes desde entonces? ¿Cuál es el de más nivel?
Fue un Pre-mundial femenino de mayores en Cuiabá, Brasil, en 2009. Desde ahí el de más nivel fue el pasado año cuando participé en el Mundial U-19 femenino en Rusia.

¿Cuánto dinero paga FIBA por un partido?
No es por partido, es por el evento completo y eso depende del evento. Lo mínimo es 750 dólares.

¿A quién o quiénes tienes que agradecerle en tu carrera?
A Dios, ante todas las cosas, a mis compañeros árbitros, principalmente Ambiorix (Cruz), Robinson (Aracena) y Raúl (García), quienes fueron mis instructores, a mis familiares y amigos y la Federación Dominicana de Baloncesto (Fedombal), por creer en mi trabajo.

Eres la primera mujer que va a unos Juegos Olímpicos a arbitrar, ¿qué valoración tienes de esto?
Pues mil y una emoción. Me siento realizada, tanto esfuerzo, trabajo, dedicación y disciplina y ahí está el fruto de eso. Claro que también lo veo como un reto más para representar a mi bandera y será, Dios mediante, un escalón más para seguir subiendo. Mientras mayor es el reto, más preparada me siento para enfrentarlo. Dios no nos da carga que no podamos soportar, es lo que me digo siempre.

¿El arbitraje es tu único oficio o estudiaste otra carrera?
Estudié Ingeniería Industrial en UTESA de Santiago y me gradué en el 2009. Ejercí hasta el 2012 en la Zona Franca de Santiago y luego hice un curso de Educación Física e impartí clases en un colegio hasta hace dos años atrás.

¿Y cambiaste la Ingeniería por el arbitraje?
Sí, desde hace dos años soy árbitro a tiempo completo.

¿Se vive del arbitraje, entonces?
Sí, yo lo hago.

¿Sientes que tu condición de mujer te ha perjudicado, te ha ayudado o crees que recibes el mismo trato que reciben todos los árbitros?
Pues al principio fue cuesta arriba, pero ahora siento que el trato es similar, porque por ser mujer tengo mejor trato (risas).

¿Cuál es tu meta en el arbitraje?
Pues mi meta es la Euroliga.

¿Euroliga? ¿Por qué?
Sí. Es la liga de mejor y de mayor desarrollo de FIBA Mundo, así que quiero ser parte de esa experiencia. Están los mejores equipos de toda Europa.

¿Cómo te tratan los jugadores en un deporte tan caliente y de tanto contacto como el baloncesto?
Me tratan bien, creo que mis llamadas son aceptables y ellos tratan de mantener el respeto.

¿Pero no te dicen malas palabras? 
Bueno, si me las dicen, lo único es que les sale caro, porque pito falta técnica.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.