¿Por qué subieron los peajes?

Por Alejandro Fernández W.

Como acogiéndose al reiterado mandato de transparencia pública, sorpresivamente tenemos la respuesta a una pregunta que los funcionarios responsables evitaron responder con cifras en blanco y negro (o más bien rojo): ¿Por qué aumentaron los peajes?

La fuente de tanta claridad, debo reconocer, no fue el Comité Técnico Interinstitucional, ni la burocracia del Ministerio de Obras Públicas encargada de RD Vial ni la fiduciaria estatal que vela por la estructura del fideicomiso.

Más bien le debemos el gesto a Feller Rate, que hace poco emitió el primer informe de calificación de riesgo que tenemos de las finanzas del Fideicomiso RD Vial, constituido por el Estado para aislar las recaudaciones por concepto de peaje, para que sean correctamente reinvertidas, de manera enfocada en las carreteras que las generan.

No sólo nos enteramos que RD Vial goza de una envidiable (y sin sentido, en mi opinión) calificación “AA-” (igual que el Banreservas), sino que ese fideicomiso emitirá deuda por la friolera de RD$25,000 millones. Pero nos adelantamos. Vamos por partes.

Desde su concepción, como para esta época del año en el 2013, RD Vial ha realizado inversiones en sus distintas carreteras por más de RD$19.6 mil millones o aproximadamente RD$590 millones al mes.

Durante ese mismo período, sus peajes sólo habían recaudado, en promedio y mensualmente, RD$140 millones.

¿Cómo, entonces, se logró invertir tanto? Fundamentalmente, como vemos en las primeras dos gráficas, a que durante ese mismo tiempo, el fideicomiso se endeudaba al mismo ritmo que invertía, acumulando un pasivo total de RD$19.2 mil millones. El grueso de ese pasivo es bancario, que cuesta. ¿Cuánto? Promedió RD$95 millones al mes.

En otras palabras, de cada RD$100 recaudado, RD Vial tuvo que pagar el 70% por concepto de pago de intereses.

Por esa razón, a pesar de administrar miles de millones, el “Patrimonio Fideicomitido” apenas alcanza RD$42 millones (¡compárese con sus pasivos de RD$20,000 millones!), pues cierra con resultados fiscales nulos y negativos.

Es decir, que por cada RD$1 en patrimonio, el fideicomiso levantó 462 veces más pasivos, un apalancamiento único, cuando el estándar para proyectos como éstos andan entre 1.5 y 6.0 veces.

Además de su magra rentabilidad, y alta deuda, RD Vial se ha visto afectado por un ínfimo nivel de liquidez, que representa 0.3% de sus pasivos financieros, muy por debajo del promedio de 30% de estructuras parecidas calificadas por Feller, pero en su natal Chile.

Ante un escenario tan patético, desde el punto de vista financiero, perfectamente se justifica un aumento en los peajes.

De hecho, vista, no sólo la magnitud del hoyo vial, y la aspiración oficial (informó Feller) de ejecutar un “backlog” de RD$20,000 millones de nuevas inversiones en los próximos cinco años, estimo que se requerirán nuevos y más importantes aumentos de peaje (“además de la incorporación de nuevas estaciones de peajes”) en el corto a mediano plazo.

¿Otra vez una deuda pública que no es pública?
Volvamos a la emisión de valores de deuda de fideicomiso, cuyo registro está en proceso, pero que sumará RD$25,000 millones, el grueso de ello para refinanciar la deuda actualmente contraída con la banca y contratistas.

¿Quiénes adquirirían esos instrumentos? Por el plazo (10 años) y su magnitud, uno pensaría en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Lo que nos hace retomar el tema de la calificación de riesgo otorgada por Feller Rate. ¡”AA-”! ¿Cómo se justifica, con esos niveles de iliquidez, bajísima solvencia y aún peor rentabilidad?

De la única manera que tanta belleza fuera posible, dada su pésima estructura financiera, es que las emisiones de deuda del fideicomiso cuenten con la garantía y aval absoluto del soberano.

En resumidas cuentas: En su forma actual, RD Vial no es “bancable” (por lo menos para bancos que evalúen riesgos con independencia), y mucho menos es, perdonen la palabra, “AFPiable”.

¿Será que ya tiene garantía estatal?

Lo dudo, pues de ser así incumpliría el contrato (ver cita arriba) que dio origen al mismísimo fideicomiso.

Tendría, también, que integrarse al registro de la Dirección General de Crédito Público, como asumo están los millonarios préstamos ya desembolsados.

¿O me equivoco?
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.