¿En qué moneda es mejor ahorrar?

La pregunta del momento, por lo menos en mis redes sociales: ¿Qué es mejor? ¿Ahorrar o invertir en US$ o RD$? ¿Vale la pena hacerlo en US$, aunque el rendimiento sea tan bajo? ¿Se puede invertir en US$ en el país?

La respuesta sencilla es: Lo más importante es ahorrar. Sin duda que vale la pena hacerlo. Si no hay nada ahorrado, no hay decisión que tomar.

Así es que, como un buen primer paso, enfóquese en ahorrar, aunque sea el 1% de sus ingresos. Hágalo, eso sí, como un hábito. De forma recurrente, constante y automática, a través de una cuenta de ahorro programado, por ejemplo.

La decisión: RD$ versus US$

Acumulado un cierto nivel de ahorro, la decisión de en cuál moneda colocarlo dependerá del rendimiento que recibirá si se coloca en una dura y del riesgo de que el RD$ se devalúe y, ¡sobre todo!, de la magnitud de esa devaluación.

Aunque para algunos será sorpresa, el RD$ siempre tenderá a devaluarse frente al US$, tal como lo confirma nuestra historia cambiaria de los últimos 14 años.

Trabajemos un ejemplo concreto, para fines de edificar mejor. Digamos que se tiene RD$50,000. ¿En que se puede invertir en RD$? ¿Cuáles son las alternativas para colocar esos fondos, en una entidad bancaria con buen nivel de riesgo?

En nuestro comparador financiero, www.Rexi.do, se pueden identificar las opciones de inversión por entidad bancaria tomando en cuenta sus distintos niveles o calificaciones de riesgo.

(También se podrían identificar alternativas en el mundo de las administradoras de fondos de inversión o los puestos de bolsa, pero para fines de simplificarnos, ahora nos limitamos al sector bancario.)

En Rexi se encontrará, por ejemplo, con que un banco muy bien clasificado está dispuesto a pagar ahora 6.75% por esos RD$50,000, si se fija a plazo por un año.

En US$, ¿cuáles son las alternativas de inversión? Digamos, también para fines de simplificación y así hablar de montos comparables en este análisis, que el equivalente de RD$50,000 son US$1,000.

En la misma plataforma de comparación se observará que por US$1,000 otra entidad bancaria, con una buena calificación de riesgo, podría pagar 1.90%.

Se tiene, pues, dos opciones, en bancos bien clasificados y a un año: 1) Ganar 6.75% en RD$ o 2) Ganar 1.90% en US$

Si se invierte en RD$ se ganaría, nominalmente, 4.85% más que al invertirlo en US$ (es decir, 6.75% menos 1.90%).

Si el RD$ fuera una moneda que conserva su valor de forma estable, ni pensarlo: ¡Invierta en RD$! Pero... Como ya sabemos, el RD$ sufre cierta pérdida de valor, llamada devaluación o depreciación.

Por ejemplo, en los últimos 12 meses, comparando octubre del 2019 con octubre del 2018, el RD$ se ha devaluado alrededor 5.0% en relación al US$.

¿Cómo calculamos esa devaluación, en este caso interanual? Utilizamos la tasa de cambio de hace un año (RD$49.86 por US$) con la actual (aproximadamente RD$52.41 por US$), según Banco Central.

Ahora bien, hacemos este cálculo solo a manera de ejemplo, para que manejemos el concepto de la devaluación.

Porque, y esto es lo complicado, la tasa de devaluación que debe ocuparnos (y a veces preocuparnos) no es la del último año sino la de los próximos 12 meses, que es cuando se realizará la inversión.

Recordemos que en los próximos 12 meses, por el diferencial entre invertir en RD$ y US$ se ganará 4.85% más por hacerlo en RD$. En términos de US$, la ganancia sería la misma si la tasa de cambio se queda igual y no hay devaluación alguna durante ese tiempo.

Pero, pero, pero... Sabemos que habrá una depreciación. Si es menor al 4.85%, habría salido mejor invertir en RD$. Inversamente, si es superior al 4.85%, la pérdida de valor del RD$, habría convenido invertir en US$.

¿Cuál, entonces, será la devaluación de aquí a 12 meses? La respuesta corta, y lamento decepcionar, es que no tengo plena certidumbre de ello.

Sería cuesta arriba esa predicción, porque el próximo año será particularmente difícil, complejo y volátil para toda nuestra economía, en mi opinión.

¿Por qué?

Muchas razones: La tensa política electoral no ayuda y el hecho de que tengamos tres procesos de votación aún por delante (febrero, mayo y, ¿quién sabe?, junio) solo empeora la incertidumbre.

Cuando hay desconcierto de ese tipo, todos los agentes económicos o se limitan a tomar decisiones de muy corto plazo, o no toman decisiones o las toman más bien prudentes, como mantener sus ahorros en US$ antes de traerlos a RD$ e invertirlos a largo plazo.

Para colmo, una parte importante de la relativa estabilidad cambiaria que ha vivido el país en los últimos 15 años ha tenido que ver mucho con el estilo, la visión y la política de la actual gobernación del Banco Central, cuyo término vence en agosto de 2020 y su extensión, por otro periodo más, es incierto.

No quiere decir que estamos a merced de un solo funcionario, pero el gobernador que venga tendrá que ganarse la confianza del mercado en cuanto a su compromiso con una devaluación estable y manejada como lo hace el actual.

Otro elemento inquietante es el shock en el turismo, el principal generador de divisas del país. Aunque nuestro turismo ha transitado por calles más oscuras en el pasado, y ha sobrevivido y ha crecido, tardará un tiempo en reinventarse.

Sepan, sin embargo, que lo que ocurrirá en los próximos 12 meses, siempre es difícil de predecir. Por ejemplo, hace un año nadie podría predecir el desplome del turismo dominicano o que la Reserva Federal yanqui estaría bajando sus tipos de interés en vez de aumentarlos.

Dada tanta incertidumbre, que aunque de esperarse y normal, ahora es bastante mayor, mi recomendación sobre en qué invertir, si en RD$ o en US$, es la misma que siempre hemos compartido en Argentarium: ¡Invierta en ambas monedas!

Es decir, diversifíquese. No ponga todos sus huevos en una sola canasta.

Algunos, los más cautos y prudentes, los que tal vez sufrieron las fuertes devaluaciones del 1984, 1990 o el 2003, quizás opten por dolarizarse en un 100%.

Eso es algo que comprendo perfectamente, aunque no lo compartiría.

Otros, quizás los más jóvenes, que no vivieron aquellos procesos de hiperdevaluación del pasado y que por tanto difícilmente entenderán aquello, optarán por mantenerse 100% en RD$, en procura del mayor rendimiento que se les pagará, nominalmente, en esa moneda. Tampoco comparto ese apetito de riesgo de los más jóvenes, porque ya no lo soy.

La recomendación definitiva

Aquello de los huevos y la canasta es de sabios: Diversifíquense. Inviertan parte de sus recursos en RD$ y la otra en US$.

En mi experiencia, apostaría a 60% en pesos y 40% en dólares.

Ahora bien: Toca saber manejarse. Sobre todo al momento de ahorrar o invertir en una moneda extranjera en el país.

Específicamente, los costos transaccionales de invertir, sobre todo montos bajos, en US$ a través de nuestra banca múltiple (la única a captar ese tipo de ahorros) pueden ser bastante altos.

¿Qué son costos transaccionales? Por ejemplo, el requisito de un monto mínimo para abrir cuentas de ahorro desde donde se invertirá en el plazo fijo en US$.

Otros costos son los requisitos de mantener un balance mínimo mensual y de actividad dentro de 6 meses, para evitar otros odiosos cargos bancarios.

Es fácil informarse acerca de los requisitos, condiciones y rendimientos de las cuentas de ahorro bancario en monedas extranjeras (tanto en US$ como en Euros) a través de nuestra plataforma Rexi.

Insisto, sin embargo: Todos, absolutamente todos los usuarios financieros dominicanos, deben, en mi opinión, mantener parte de sus ahorros en una moneda dura que no esté tan expuesta a los vaivenes del peso dominicano.

Si el nivel de ahorro con el que cuenta el hogar es relativamente bajo, bien se podría empezar con una alcancía o caja de seguridad, para acumular los US$ hasta tener lo requerido por la banca.

Diversificar, siempre, es inteligente.


Por Alejandro Fernández W.
Share on Google Plus

Editor Gazcue es Arte

Me considero joven, ya que la juventud es un estado del espiritu, bohemio como todo residente en Gazcue, academicamente soy Master en Educación Superior mención Docencia, Licenciado en Comunicación Social, Técnico Superior en Bibliotecología y Diplomado en Ciencias Políticas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.