La realidad detrás del caso Trump, Twitter, Facebook y WhatsApp

El 2021 inició con un nuevo debate que tiene como epicentro a las grandes empresas tecnológicas; por un lado, tenemos el caso Trump contra las plataformas sociales; y del otro, las nuevas actualizaciones en las políticas de uso de WhatsApp, que comercializan la data de sus usuarios.

Trumpismo contra los gigantes tecnológicos

La red social Twitter, en una movida sin precedentes decidió eliminar de forma “definitiva” la cuenta personal del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, por este violar sus políticas e incitar a la violencia, según comunicó la plataforma. Esto sucede luego de que Trump publicara mensajes relacionados con la revuelta ocurrida en el Capitolio de los Estados Unidos y que terminó con víctimas fatales.

Ante dicha situación, otras plataformas sociales se sumaron a la lista y decidieron bloquear de alguna manera las publicaciones y cuentas del presidente Trump. Entre las empresas se encuentran Facebook, Twitter, Snapchat, YouTube, Google, Apple, TikTok, Twitch, Reddit, Pinterest, Discord, Shopify, Stripe y Apple.

Debemos recordar que la disputa entre Trump y las plataformas sociales viene desarrollándose desde hace meses, en donde redes como Facebook y Twitter han puesto asteriscos a ciertos mensajes de la cuenta del presidente por temas de desinformación, en especial con el tema del Covid-19, en el que las plataformas sociales lucharon para mantener la distribución de informaciones de fuentes oficiales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero el más reciente caso viene por violar las políticas de fomento de actos violentos.

Dicha ola de prohibición llevó a que seguidores y simpatizantes de Trump decidieran migrar a otras plataformas sociales alternativas que no tienen las mismas políticas que las grandes redes. La red “Parler”, que se promociona como un lugar de “libre discurso”, se convirtió en el espacio donde seguidores de la retórica de Trump se trasladaron.

Esta situación, Apple y Google decidieron eliminar dicha app de sus tiendas de aplicaciones tras asegurar que la plataforma de “libre discurso” no tiene las políticas necesarias para evitar la promoción de mensajes que incitan a la violencia, y que por tal razón violaba las políticas de los gigantes tecnológicos. Amazon también decidió sacar la aplicación de su servicio web por “violar las políticas de la empresa”, según aseguró el New York Times.

WhatsApp y la data de los usuarios

Otro tema que acaparó la atención de la opinión pública fueron las nuevas políticas de uso de la herramienta de mensajería instantánea WhatsApp, las cuales entrarían en vigencia este próximo febrero, pero luego de la presión de usuarios tuvieron que posponer hasta mayo.

De aceptar dichas políticas los usuarios le dan el derecho a Facebook de almacenar y utilizar su data para fines comerciales. Dentro de la información que recopilará la plataforma incluye número de teléfono, lista de contactos, dirección IP, tipo de móvil que utilizas, compañía de servicio que utilizas, tiempo que duras en la plataforma y otras informaciones más.

Sin embargo, los mensajes no se encuentran dentro de los elementos a los que tendrá acceso WhatsApp y Facebook; esto se debe a la implementación del modelo de seguridad de encriptación de fin a fin.

En caso de que no quieras aceptar las nuevas políticas, la plataforma de mensajería dejaría de ser útil para el usuario.

Pero si te preguntas para qué Facebook quiere utilizar los datos de WhatsApp es necesario establecer que el modelo de negocio de la red social se basa en la publicación de anuncios objetivos. La gran cantidad de data almacenada y analizada, le permite segmentar el mercado como deseen; esto lleva a venderle dicha capacidad a terceros para que coloquen publicidad especializada a usuarios específicos.

Es decir, que, si alguna marca desea enviarles un mensaje a usuarios entre los 21 y 26 años de una zona geográfica determinada con ciertos gustos, pues lo puede hacer gracias a la infraestructura de data con la que cuenta Facebook; y con el aumento de la data que pueden minar de los más de dos mil millones de usuarios con los que cuenta la plataforma de mensajería, según datos ofrecidos por la misma empresa.

Un precedente peligroso

El tema con el bloqueo contra Trump y aplicaciones como Parler por parte de las empresas tecnológicas abre el debate sobre la libertad de expresión y, de nuevo, sobre el poder que tienen dichas compañías; Apple y Google controlan los dos sistemas operativos móviles del mercado y sus respectivas tiendas de aplicaciones. Por su lado, Facebook Inc., controla cuatro de las principales plataformas sociales (Facebook, Instagram, Messenger y WhatsApp).

Este debate no es solo sobre el uso de la data de usuarios o de las políticas en tiendas de aplicaciones, la conversación es sobre el poder que tienen estas enormes corporaciones tecnológicas para decidir qué contenido recibimos y consumimos en sus plataformas o elementos más complicados como el juzgar que mensaje es de anti valor o peligroso para los demás usuarios.

El 2021 será un año complejo, en el que la batalla entre el Congreso de los Estados Unidos y estas corporaciones tecnológicas sobre la libertad de expresión y poder de plataformas digitales, tomará otro matiz que podría marcar un precedente para bien o para mal del internet como lo conocemos hoy en día.


Por Carlos Pérez Tejada

Share on Google Plus

Editor Gazcue es Arte

Me considero joven, ya que la juventud es un estado del espiritu, bohemio como todo residente en Gazcue, academicamente soy Master en Educación Superior mención Docencia, Licenciado en Comunicación Social, Técnico Superior en Bibliotecología y Diplomado en Ciencias Políticas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.