Retenedores, en la rutina diaria después de una ortodoncia

Consejo. El uso del retenedor no impide un correcto cepillado 

 Escrito por: ARABELLA MICHELÉN


Recuerde que el uso del retenedor es el
último paso de un tratamiento ortodóntico.

Los retenedores son los aparatos removibles que se utilizan luego de un tratamiento ortodóntico con el objetivo de evitar que las piezas tengan movimiento y, por tanto,  fracase el tratamiento dental.

Cada ser humano amerita de un proceso individual y un plan de tratamiento específico. El uso de los retenedores no es la excepción, por lo que el ortodoncista es el profesional indicado para determinar y explicarle al paciente  cómo, cuándo y por cuánto tiempo debe usar el retenedor, así como el cuidado que debe tener con el mismo.

Los retenedores son aparatos odontológicos removibles, por lo que deben ser retirados antes de ingerir cualquier alimento e higienizarse la cavidad oral. Su uso no impide un correcto cepillado que incluye cepillo e hilo dental; todo lo contrario: el paciente debe ser más exigente con su rutina diaria de higiene.

El retenedor debe convertirse en una rutina diaria del paciente, sólo interrumpida por la alimentación y la higiene. Su uso continuo evita trastornos en la oclusión, mal posición dentaria y, por tanto, el fracaso del tratamiento ortodóntico. El profesional de la salud le explicará cómo debe limpiar el retenedor diariamente cuando esté fuera de la cavidad oral y  le aconsejara sobre otras normas comunes de cuidado.

Es muy frecuente que durante el almuerzo, el paciente lo coloque en una servilleta y entonces  pase inadvertido y sea arrojado al zafacón, generando un gasto económico innecesario y retrasando el tratamiento.

La ortodoncia funciona llevando los dientes a una posición deseada, determinada previamente, gracias a ligeros movimientos que implican los tejidos de soporte de las piezas dentarias involucradas. El papel principal de los retenedores es mantener  esa posición hasta que los tejidos  alrededor del diente se estabilicen permanentemente.

El cuidado del retenedor es responsabilidad del paciente. Seguramente su ortodoncista le dará algunos consejos, como los siguientes, que de seguro le serán de mucha utilidad:

Los retenedores, fuera de la cavidad oral, deben  estar en su estuche diseñado para este fin. No se deben envolver en servilletas y colocarlos en bolsillos de pantalones, mochilas, loncheras, ya que corren el riesgo de perderse o fracturarse.

Su higiene debe realizarse con agua a temperatura ambiente (o caliente, para evitar deformaciones), cepillo y pasta dental. Las primeras semanas, el paciente podrá experimentar molestias y dificultad al hablar.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.