La justa postura de manejo

Al sentarse en el auto, deberá ajustar la distancia de manejo a sus necesidades


La postura que se adopte al sentarse en
un auto ayudará a cansarse menos y,
sobre todo, a reaccionar mejor y más
rápido ante un imprevisto.

El conducir de forma segura empieza por la postura que adoptamos al manejar. Porque la posición de manejo permite reaccionar mejor y más rápido ante cualquier imprevisto. Por ejemplo: Se llega mejor a los controles del auto y al dar un volantazo será más rápido. No solo eso. Si nos sentamos bien al volante nos cansaremos menos conduciendo. Aquí hemos resumido las claves en ocho puntos para una buena posición de manejo:

1. Posición del asiento

Al sentarse en el auto, deberán ajustar la distancia del cuerpo respecto a los pedales. Si las piernas están muy encogidas la incomodidad se percibe enseguida. Si las piernas están muy estiradas, no se pisarán correctamente los pedales.

¿Cómo saber cuál es la distancia correcta? En un auto con transmisión manual se puede medirla teniendo en cuenta el pedal del cloche. Cuando se presiona hasta el fondo, la pierna deberá de estar casi recta, pero no del todo, sin llegar a estirar completamente la rodilla. Así se pisará los diferentes pedales con menos esfuerzos.

En un auto automático la distancia correcta la marcará el pedal del freno (ojo, está más cerca que el cloche). Al pisar el freno con toda fuerza la pierna deberá estar casi estirada, con un margen que deje juego a la rodilla para no alejarse demasiado del volante. Así se logra toda la presión posible en caso de emergencia.

2: Altura del asiento

Ya conocemos la distancia correcta. Ahora toca comprobar la altura. Lo mejor seria ir lo más abajo posible sin perder visibilidad, así se sentirá mejor las reacciones del auto debido a que se está más cerca del centro de gravedad del vehículo.

3: Respaldo

El siguiente paso es el respaldo. Casi todos (me incluyo) solemos llevarlo más echado hacia atrás de lo que indican los cánones del buen manejo. Se recomienda ir en una posición con las manos agarradas al volante y los brazos en un ángulo de poco menos de 90°, esto permitirá reaccionar con rapidez a cualquier situación. Ojo, un respaldo demasiado recto lo puede llevar como si fuese en una silla, el controlar el guía en esa posición cansa más rápido y puede ser peligroso. Tampoco tumbados con brazos estirados, porque en esa posición les costará reaccionar rápidamente sobre el guía. No es tan complejo como parece. Deberán de guiarse por la muñeca apoyada sobre la parte superior del volante. Eso sin despegar los hombros del asiento.

4: Reposacabezas

El ajuste del reposacabezas es muy importante, ya que es un elemento de seguridad del vehículo. Al tener un pequeño golpe con el auto, el reposacabezas es el encargado de mitigar el latigazo del cuello. Para una altura correcta del reposacabezas hay que posicionarse correctamente en el asiento y mirar hacia al frente, la parte trasera de la cabeza deberá estar casi en contacto con el reposacabezas. Cuanto más lejos está la cabeza del reposacabezas, las consecuencias serán peores en caso de accidente.

5. Ajuste del volante

La profundidad debe permitir coger el volante y mantener los codos doblados a 90 grados. Respecto a la altura, deberá permitir una postura lo más natural posible: demasiado alto obliga a subir los brazos y cansará el cuello y hombros. El colocarlo muy bajo, sólo se logra usar la parte superior del guía, lo cual es equivocado debido que las manos deben moverse con facilidad por toda la circunferencia del volante.

6. Manos en el volante

Según los verdaderos expertos, la posición más adecuada de las manos sobre el volante es la llamada de “las menos diez y diez” (teniendo en consideración la manecilla del reloj). Así se puede reaccionar con mayor rapidez ante cualquier imprevisto. Al doblar no conviene cruzar las manos, ni tampoco hacerlo por las barras central del mismo.  Los brazos no deben estar tensos, sino algo flexionados. No tomen el volante con fuerza, (se cansarán muy rápido). Suelten el volante solo para las maniobras imprescindibles y tómenlo siempre por el lado exterior. En curvas cerradas o cambios de dirección, las manos deberán cambiar de posición para permitir girar más de media vuelta sin cruzarlas. Se trata de girar el guía con una mano dejando deslizar el volante en la otra hasta que la mano contraria toma el mando.

7. Espejos retrovisores

Se debe poder ver bien a través de ellos con solo mover el cuello hacia los lados (sin mover la cabeza hacia delante o atrás). El espejo interior nos debe permitir ver todo lo que ocurre detrás, así que hay que centrarlo respecto a la ventana trasera. Los retrovisores laterales deben estar lo más abiertos posible para ganar ángulo de visión (abrirlos hasta que se pierda casi la visión del lateral del auto). Por cierto, hay que mirarlos con frecuencia, además de cuando se hacen algunas maniobras. Les recuerdo que los espejos reflejan una visión más lejana de la realidad, hay que tenerlo en cuenta.

8. Algo más

La postura al volante no es perpetua, en un viaje largo agotaría. Con mucho tiempo al volante conviene variar la inclinación del respaldo y la distancia del asiento. Un par de centímetros con el tiempo alivian mucho. Pero habrá que volver a la posición correcta si el tráfico, la carretera o el tiempo se ponen difíciles. En autopistas, con poco tráfico, se podrá buscar una posición más relajada, pero habrá que cambiarla a la hora de una situación de riesgo.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.