Los sillazos del PLD

Por Javier Cabreja

El nuestro sí es un partido organizado”, diría un militante de un intermedio cualquiera del PLD, “nosotros no somos como esa gente del PRD que viven matándose a sillazos”. Afirmación ésta que cobra fuerza con el  más reciente y triste espectáculo escenificado por miembros del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que en su última actividad se lanzaron sillas unos contra otros, atentando contra la integridad física de los ahí presentes. Parece ser que las sillas al aire, se ha convertido en el símbolo del deterioro de los partidos políticos en la República Dominicana.  “Con nosotros no pasa eso, somos una organización ordenada”, continúa diciendo el orgulloso miembro del partido fundado por don Juan.

Siento decirle a este dirigente medio del partido oficial, que  no tiene mucho de qué ufanarse. Resulta que los golpes no solo se dan con sillas plásticas o de metal, como en la última actividad del PRI, sino que pueden venir en forma de decisiones políticas de los órganos de dirección del partido, atentado así contra la integridad democrática de estas organizaciones.  En la Asamblea Plenaria del VIII Congreso Comandante Norge Botello, celebrado recientemente por el PLD, se lanzaron algunos “sillazos”, que sin dudas crearán serias contusiones en el cuerpo institucional de ese partido.

Previo, en el 2011, el Comité Político había lanzado las primeras sillas, cuando recomendó la posposición de las elecciones de las autoridades del partido para el 2016, las cuales debieron ser renovadas en el año 2012. En la asamblea del pasado domingo, se le proporcionó un fuerte sillazo al relevo generacional en el PLD, al determinarse que para formar parte del Comité Central de dicha organización se necesita un mínimo de 10 años de militancia. De esta manera, se le cierra aún más el paso a un sector tradicionalmente excluido en el sistema de partidos del país, como es el de los jóvenes políticos.

Otro que no perdió tiempo en lanzar una silla, esta vez más dura que una de metal, fue el secretario Organización del partido en el poder, quien una vez terminada la asamblea y desobedeciendo la decisión de no promover ninguna precandidatura, aprovechó el escenario y su cargo, para anunciar el inicio de la campaña del expresidente Leonel Fernández. Ningún otro de los precandidatos tuvo oportunidad de promoverse. Por lo visto, ninguno de los partidos dominicanos está exento de los serios problemas de falta de institucionalidad, transparencia y democracia interna. La diferencia es que algunos tienen más capacidad de guardar las formas, pero en el fondo, la crisis es la misma. 
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.