Leonor se transforma en princesa

La hija de don Felipe seguirá en su colegio, tendrá presencia oficial y recibirá instrucción militar 

Por MÁBEL GALAZ

La infanta Leonor
Las explicaciones comenzaron el día en que Leonor de Borbón y Ortiz preguntó: “¿Por qué nos hacen tantas fotos?” Entonces, don Felipe y doña Letizia le contaron que sus abuelos eran los reyes de España. Más difícil parece que le resultó a la Princesa responder a su hija mayor el día que quiso saber en qué trabajaba. “Por España, para mejorar el país”, le dijo. Leonor, a sus ocho años, ya sabe ahora que su familia es la familia real, y que ella está llamada a ser algún día reina de España. El relevo también ha comenzado para la infanta.

En el momento en que su padre acceda al trono, ella se convertirá en la heredera y en princesa de Asturias, y cuando cumpla 18 jurará la Constitución como hizo don Felipe. Para todo ello ha comenzado a prepararse.En la Monarquía española, a diferencia de lo que ocurre en las otras casas reales europeas, todavía sigue existiendo la prevalencia del varón sobre la mujer, pero no parece probable que doña Letizia vuelva a ser madre.

Cuando todavía era un secreto que don Juan Carlos había decidido abdicar en favor de su hijo Felipe, Leonor asistió el pasado día 2 de mayo a su primer acto en la base aérea de San Javier (Murcia). Su presencia no fue casual, como tampoco la elección de la cita. Fuentes del palacio de la Zarzuela ya adelantaron que ese era el inicio de una vida oficial de la infanta, que sus padres quieren que tenga un perfil bajo y conforme a su edad. El príncipe de Asturias lo ha dicho en varias ocasiones: “Ya tendrá tiempo de todo esto”. Pero los plazos se acortan. De hecho, está previsto que Leonor esté presente en la ceremonia en la que su padre se convertirá en Felipe VI.

La infanta está a punto de terminar tercero de primaria con los que han sido sus compañeros de los últimos cuatro años en el colegio Nuestra Señora de los Rosales. Se trata de un colegio privado y laico que imparte clases de religión si los padres así lo quieren para sus hijos. Don Felipe y doña Letizia pagan en torno a 700 euros al mes por cada una de sus hijas. El uniforme del colegio es falda gris, jersey azul, zapatos oscuros y abrigo azul. Las clases comienzan a las 9.30 y acaban a las 17.30, de lunes a jueves. El viernes, la salida se adelanta a las 15.45. Leonor almuerza con sus compañeros y asiste a las fiestas de cumpleaños a las que la invitan sus amigos.

Dicen que es una alumna aplicada que asiste a clases de ballet y que estudia la historia de los Borbones. Está previsto que en el futuro reciba instrucción militar, por su papel de heredera, y que siga algún curso en el extranjero cuando sea algo más mayor, como hizo su padre. La Casa del Rey no aporta más detalles por deseo expreso de los Príncipes, que reclaman toda la privacidad posible para la niña.

Leonor se parece físicamente a doña Sofía. De hecho, esta ha mostrado algunas fotos para corroborar esta afirmación. Es una niña que se muestra seria y formal, que observa todo con gran atención a la vez que se preocupa de que su hermana Sofía obedezca. En privado es más inquieta y ocurrente. Famosa es ya la anécdota revelada por un científico español a quien doña Letizia explicó cómo Leonor le decía a su hermana: “Come verdura, que tiene antioxidantes”.

Habla bastante bien inglés, idioma que la Reina utiliza para comunicarse en familia. Además, las hijas de los Príncipes cuentan desde que nacieron con una nanny británica. “Son dos niñas muy bien educadas”, cuentan personas del palacio de la Zarzuela que tienen trato diario con la familia real. Y es que el nivel de exigencia que doña Letizia se impone, se lo pide a sus hijas.

Hace casi dos años y por deseo del Rey, en los jardines de La Zarzuela posó con don Felipe y con la infanta Leonor para esa foto que marca la línea dinástica y que quiso le acompañara en el discurso televisivo en el que anunció que había llegado la hora del relevo. A esa sesión tan especial asistió Sofía, la hija menor de los Príncipes, que se mostró algo celosa por no posar con su “abuelito”, como llaman las pequeñas a don Juan Carlos. Al final, para contentarla, el Rey decidió que se tomara otra foto en la que apareciera también Sofía. Pero esa imagen solo está en el álbum familiar. El retrato del futuro de la Monarquía española está claro.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.