Petrocaribe, ¿una oportunidad de RD desaprovechada?

Por HÉCTOR LINARES


La demanda cautiva de habichuela negra por parte
de Venezuela puede ser un ingrediente para fomentar la
producción de ese renglón agrícola.
Cuando el presidente Danilo Medina llegue el domingo a Venezuela, a la Sexta Cumbre de Petrocaribe, podría estar asistiendo al final del que pudo haber sido para el país el más beneficioso acuerdo de cooperación económica.Late algún temor de que por su estructura de financiamiento, el acuerdo de cooperación energética diseñado por el gobierno que encabezó Hugo Chávez (fallecido en marzo último), pudiera ser objeto de propuestas para su modificación, sin que necesariamente sea eliminado totalmente. Pero por la situación económica de Venezuela y por la presión que enfrenta el nuevo gobierno de Nicolás Maduro, que carece del fuerte liderazgo de su antecesor, Petrocaribe bien no podría seguir en su estructura “cien por ciento” concesionaria para los países beneficiarios, entre ellos la República Dominicana. El acuerdo tiene un gran potencial para eliminar presiones cambiarias en el mercado dominicano, y le abre posibilidades al país de financiar proyectos de desarrollo.

También representa una oportunidad para que el país pueda consolidar y aumentar áreas de producción, especialmente en el sector agropecuario, porque el convenio posibilita que parte de la deuda contraída con Venezuela por el petróleo que desde allí se importa bajo el mecanismo de Petrocaribe pueda ser pagada en especie. Una serie de productos agropecuarios, como habichuelas negras (caraotas) y azúcar líquida, y servicios como turismo y zonas francas, están incluidos en el acuerdo como factibles de ser recibidos por Venezuela como medio de pago a la deuda petrolera.

Pero la República Dominicana ha aprovechado poco esa ventanilla de amortización de la deuda petrolera. La producción de caraotas, que es el producto que mayor posibilidad tiene de aplicación, por la gran demanda que representa en el mercado venezolano, no ha sido localmente suficiente como para suplir las necesidades de la República Bolivariana.

Algunos programas han sido ensayados por el Ministerio de Agricultura, pero no han sido suficientes ni consistentes. La primera embestida consistió en un programa de siembra de unas 100 mil tareas. El 13 de abril pasado, el ministro de Agricultura, Luis Ramón Rodríguez, inició el pago de RD$35 millones a los productores de semillas de habichuela negra del valle de San Juan de la Maguana, las cuales serán destinadas para la siembra de 120 mil tareas en la próxima cosecha, cuya producción será exportada a Venezuela para cumplir compromisos de Petrocaribe, que son el 15.8% de la deuda pública dominicana.

Al entregar los cheques a los beneficiarios, Rodríguez dijo que solo estaba a la espera de que las nuevas autoridades de Venezuela asumieran el poder para llevarles una gran cantidad de productos dentro de un portafolio agroalimentario a los fines de hacer los compromisos necesarios para que República Dominicana pueda empezar a exportar pollo, cerdo, huevo, remolacha, zanahoria, yuca, y otros alimentos que demanda esa nación, y que figuran en la canasta de bienes admitidos para el pago de la deuda de Petrocaribe. Al parecer el país no es eficiente en ese cultivo, por lo que los costos de producción local son superiores a los del mercado mundial, que es la referencia que toma Venezuela para  valorar y recibir el producto.

Por la magnitud del financiamiento que el país recibe dentro de ese esquema, cerca de US$600 millones al año, el crédito pudo haber tenido un mayor impacto en financiar programas de desarrollo. Los más de US$3,000 millones adeudados han servido para financiar presupuestos. El uso de esos recursos ha sido para gastos corrientes, mayormente para deudas a los generadores de electricidad, cuando se atrasan pagos. No se conoce de ningún proyecto de desarrollo importante que haya sido financiado con esos fondos.

Escepticismo prevalece a pesar de reiteraciones

Emergen ciertas dudas acerca de la continuación del programa, por lo menos en la forma como lo concibió el presidente Chávez. El sucesor del fallecido mandatario venezolano, su discípulo Nicolás Maduro, ha convocado a la nueva Cumbre de Petrocaribe a 16 presidentes y jefes de gobierno de países de la región, en su mayoría vinculados al acuerdo o que importan petróleo venezolano. Durante la enfermedad de Chávez, autoridades venezolanas, incluyendo al entonces vicepresidente Maduro y el embajador de ese país en la República Dominicana aseguraron que Petrocaribe no corría peligro, porque se trata de un acuerdo de Estado. No obstante, asoman en el país dudas acerca de la permanencia, sin cambios, de esa estructura, por la cual el país importa el equivalente a 55,000 barriles diarios de petróleo y derivados, con un financiamiento de hasta un 50% del valor, a una tasa de 1% anual y un plazo de 25 años.
Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.