La historia de Gazcue se va con los edificios

Por Enrique Pimentel Abreu

La zona de Gazcue, llamada anteriormente ciudad jardín por la gran cantidad de vegetación que había en sus calles y su alrededor, se encuentra en la encrucijada de aumentar de densidad o permanecer con su actual tamaño.

Mientras muchas casas son sustituidas por grandes y modernas edificaciones.
Esta situación se debe a que el Gobierno no ha tomado las medidas ni las decisiones necesarias para establecer si la arquitectura del sector debe ser protegida o continuar su transformación. Gazcue era un sector conocido por el gran valor arquitectónico de sus viviendas, sin embargo, muchas de estas han sido vendidas a promotores para realizar proyectos inmobiliarios, y otras se han deteriorado por la falta de mantenimiento.

El nombre del barrio obedece a que su primer habitante fue Francisco Gascue, quien estableció su estancia en la zona en 1735. Pero la urbanización del sector ocurrió a principios del siglo XX. En 1924 ya estaba prácticamente poblado, hasta la avenida Máximo Gómez.

Gazcue está delimitado al norte desde la intersección de las avenidas Máximo Gómez y Francia, siguiendo por esta última avenida en dirección noroeste hasta su intersección con la calle 30 de Marzo.

La arquitectura de Gazcue es producto de la protesta de los dominicanos contra la intervención norteamericana de 1916. Arquitectos dominicanos y del extranjero retornan a la zona el estilo neohispánico.

Entre los profesionales de la construcción oriundos del país que diseñaron viviendas para Gazcue están Guillermo Gonzales Sánchez, Guillermo Lluberes y Octavio Pérez.

También participaron algunos arquitectos extranjeros entre los que destacan Antonio Neochodjma, quien diseñó el antiguo Parque Independencia, que fue demolido para dar paso a la nueva estructura donde actualmente está el Altar de la Patria.

En sus inicios la zona era un lugar exclusivo habitado por “gente de primera” como se le denominaba a la elite social   de aquella época, pero a raíz del crecimiento económico del país se tradujo en un crecimiento de la población urbana.

Esta situación provocó la creación de nuevas zonas urbanísticas en la ciudad, y se fueron construyendo áreas paras grupos económicos más desarrollados y muchas familias que vivían en Gazcue emigraron para sectores residenciales más desarrollados, entre los que se destacan Arroyo Hondo, Piantini, Naco y Evaristo Morales, que en la actualidad representan el símbolo de la alta clase social.

En el sector de Gazcue residió durante muchas décadas el dictador Rafael Leonidas Trujillo, así como sus familiares y sus funcionarios.

Con el ascenso al poder de Joaquín Balaguer, quien además se estableció en la zona, en Gazcue, que era un sello de la aristocracia del siglo pasado, cuyas calles desembocan en el Malecón, se construyeron grandes edificaciones como el Edificio de oficinas Gubernamentales Juan Pablo Duarte, conocido popularmente como “Huacal”, que han ido sustituyendo las antiguas casas.

También fueron construidas la Plaza de la Cultura y el Banco Central. La primera es el símbolo de la cultura y las bellas artes, mientras que el segundo representa la sostenibilidad económica de la República Dominicana.

Pero previo a eso, en el sector se construyó el Palacio Nacional, con su estilo de capitolio que le dio majestuosidad y es la principal referencia.

Los trabajos de construcción del “Palacio del Ejecutivo”, como se le denominó en los tiempos de su inauguración, se iniciaron por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo, el 27 de febrero de 1944 en ocasión de celebrarse el primer centenario de la República, aunque fue en 1939 cuando el arquitecto italiano Guido D’ Alessandro inició la elaboración de los planos de la sofisticada estructura, cuyo costo ascendió en ese entonces a unos cinco millones de pesos, sin incluir el mobiliario ni el terreno en que está ubicado, el cual fue donado.

Además de Balaguer y Trujillo, en Gazcue, vivieron presidentes como don Juan Bosch y Rafael Bonnelly.

Plantea crear una zona peatonal

El ex rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Franklyn Almeyda Rancier, dijo que en este sector existen muchas oficinas públicas, a pesar de que esa zona no fue diseñada para esto, por lo que planteó la necesidad de crear una parte peatonal que vaya desde la avenida doctor Delgado hasta la Máximo Gómez.

Además, expresó que se deben armonizar las condiciones para decidir cuáles edificaciones deben permanecer en el sector y cuáles no, debido a que hay algunas que por ley no deben existir. Precisó que existe una disposición que establece que por razones de seguridad está prohibido construir ciertas edificaciones, entre ellas edificios altos, frente al Palacio Nacional.

“Si existe algo que se debe cambiar es que Patrimonio Cultural y el Ornato no están haciendo las regulaciones necesarias para mantener las condiciones de esta ciudad en orden”, manifestó Almeyda.

Asimismo, se refirió al entorno de Gazcue como la expresión de una sociedad artesanal de siete décadas atrás, habitada en sus inicios por personas de élite social, como consecuencia de un capitalismo tardío.

Definir el estilo urbanístico

El urbanista Erick Dorrejo dijo que la ciudad crece sin ningún control por lo que las autoridades deben definir si Gazcue será una zona de baja densidad con casas de uno o dos niveles, o si será una ciudad de alto nivel.

Aclaró que ninguna de las dos opciones son malas, sin embargo afirmó que si quiere que la ciudad crezca, las autoridades deben crear las condiciones necesarias y dejar de otorgar permisos para el uso de construcciones de alta densidad.

“El Gobierno debe llamar a los técnicos para definir qué clase de ciudad quieren y el Ayuntamiento del Distrito Nacional debe crea las normativas para asegurar que las viviendas de estos residentes tengan un valor”, dijo.

Sostuvo que la ciudad se debate entre serie de edificaciones con gran valor arquitectónico que se han deteriorado y destruido, y entre un crecimiento acelerado de edificaciones que sobrepasan los dos niveles, lo que ha provocado que ese sector se transforme de una ciudad rodeada de vegetación a lo que hoy día tenemos: un sector de asfalto y concreto con grandes edificios en lugar de las viejas casas.

Durante los últimos meses, residentes de Gazcue han realizado varias protestas a las autoridades gubernamentales debido a problemas que atraviesa esa comunidad como el mal estado de las calles y a favor de la prohibición de vehículos pesados en el sector.

 El presidente de la Unión de Juntas de Vecinos, Huberto Henríquez, sostuvo que la zona tiene más de 10 kilómetros lineales de aceras, badenes y contenes destruidos y descuidados , debido a que las autoridades municipales no han prestado la atención necesaria a su mantenimiento.

Asimismo, Henríquez se quejó que en la zona se producen accidentes debido a las roturas que presenta el alcantarillado desde hace una década.

Además, exhortó al ayuntamiento del Distrito Nacional eliminar la circulación de vehículos pesados por la avenida Independencia, ya que están ocasionando no solo caos en el tránsito sino también daños en la salud de los residentes.

Dijo que luego de que fue prohibido el paso de los camiones por la avenida George Washington se desvían por la Independencia.


Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.