Historia de la Fortaleza Ozama

Fue construida para defender la isla de las invasiones de los piratas y corsarios, pero también sirvió como cárcel para los esclavos sublevados y los colonos en conflicto con la ley 

 Por Lauterio Vargas/El Caribe

La Fortaleza Ozama nunca fue tomada por los piratas que
intentaban penetrar a la ciudad. 
La Fortaleza Ozama es la más antigua y completa construcción militar de la isla, desde la cual se inició la conquista de las Américas. Fue llamada durante la época colonial Torre del Homenaje, en honor a los conquistadores españoles, aunque posteriormente fue llamada también Torre de la Vigía o de la Vigilancia, ya que desde la parte superior se observaba la entrada del río Ozama y la costa del mar Caribe.

La edificación fue iniciada por Fray Nicolás de Ovando en el 1502, en piedra coralina extraída del mar, de un color ocre. Su construcción, bajo la responsabilidad del Maestro Mayor Gómez García Varela. La monumental obra se hizo en varias etapas y conservó su uso militar hasta la década del 1970 cuando se liberó de elementos añadidos para devolverle su configuración original.

Como todo recinto militar, no pueden faltar los lugares destinados para privar de libertad a determinadas personas. Por eso, la Fortaleza Ozama fue provista de diversas mazmorras y calabozos, donde, entre otras personalidades, estuvieron preso Cristóbal Colón y sus hermanos Diego y Bartolomé, por orden del comendador Francisco de Bobadilla.

Además, entre los presos notables que fueron encerrados allí se destacan Juan Isidro Pérez de la Paz, Pedro Alejandrino Pina, Ramón Mella, Francisco del Rosario Sánchez, Juan Evangelista Jiménez, Gregorio Delvalle y J. J. Illas, entre otros dominicanos que lucharon por la Independencia Nacional.

La edificación fue construida con la forma de un castillo medieval europeo, también fue un lugar de castigo para los negros esclavos que incurrían en faltas o que simplemente intentaban sublevarse por los malos tratos y los fuertes trabajos a que eran sometidos.

El principal fin al construir la Fortaleza fue de defender la ciudad contra los ataques de piratas, pero como todo recinto militar, fue provista de las mazmorras ya mencionadas para encerrar a las personas que atentaban contra los intereses y el desarrollo de las actividades colonialistas.

Además de servir de cárcel para los esclavos sublevados, en la Fortaleza Ozama también encerraban a los piratas que eran capturados en sus intentos por penetrar a la ciudad. Pero también estuvieron, en calidad de presos, destacadas figuras de la historia republicana, entre esos el expresidente Jacinto B. Peynado, que pasó allí varios años durante la dictadura de Buenaventura Báez.

También fue encerrado allí el presidente Horacio Vásquez, luego de ser derrocado por el general Rafael Leonidas Trujillo, en 1930, por citar solo dos casos.

Desde su construcción hasta mediados de los años 60, fue uno de los principales recintos carcelarios que tuvo la República Dominicana y fue la sede del Ejército Nacional, donde el dictador Rafael Leonidas Trujillo, en 1930, orquestó diversos planes para alzarse con el poder en contra de su mentor y protector, el presidente Horacio Vásquez.

En el 2013, la Fortaleza Ozama cumplió 506 años de construida.

La monumental obra fue el punto de partida para que las demás fortalezas que se construyeron en el país sean utilizadas también como recintos carcelarios, lo cual se mantiene en la actualidad, pues la mayoría de cárceles del sistema penitenciario dominicano están dentro de recintos militares y la custodia de los reclusos está bajo la responsabilidad del personal militar destacado en esos lugares.

En 1937 el dictador Trujillo la reforzó con una muralla almenada y funcionó como prisión hasta 1970.

El conjunto está dominado por la Torre del Homenaje, un macizo torreón medieval de piedra coralina, con una altura de 18 metros y desde allí se observa la antigua ciudad y el río. Una muralla de piedra la separa del río Ozama que le ha dado nombre al edificio. Por aquí se accede a la famosa calle Las Damas, primera calle del Nuevo Mundo.

Nunca fue tomada por el enemigo

La Fortaleza Ozama tiene la distinción de no haber sido tomada por la fuerza de las armas, a pesar de todas las intervenciones militares que la ciudad soportó durante siglos.

Aunque, en diferentes momentos de su historia, desde la parte más alta de la Fortaleza se han visto enarbolar las banderas de España, Francia, Inglaterra, Haití, Estados Unidos y actualmente la bandera dominicana.

A la izquierda de la entrada está la estatua de Gonzalo Fernández de Oviedo, que fue enviado desde Salamanca, España, hacia Santo Domingo para ocupar el cargo de capitán de la fortaleza y director de la prisión.

Es decir, que además de ser el primer recinto carcelario, la Fortaleza Ozama trajo consigo al primer director de prisiones que tuvo la isla en la persona de Gonzalo Fernández de Oviedo, quien fue definido como un hombre de muchos talentos.

Fernández de Oviedo fue un antropólogo, interesado en el estudio del hombre; fue un etnólogo, interesado en el estudio de las razas; fue un cronista e historiador, autor de la importante Historia Natural y General de las Indias y un naturalista que documentaba la flora y la fauna de las islas del Caribe.

Aún la Fortaleza Ozama mantiene su imagen imponente y desde el mar se observan los viejos cañones coloniales en posición de defensa de la isla.

En la Revolución de Abril

El 4 de mayo de 1965, los revolucionarios constitucionalistas que protagonizaron la guerra de abril de 1965, eligieron al Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó como presidente de la República, en cuya gestión la Fortaleza Ozama, mediante la Ley 11 dejó de ser un recinto militar y quedó convertida en lugar público, con el nombre de Plaza de la Constitución. Dicha ley fue publicada en la Gaceta Oficial número 4.

Diseñada como castillo medieval

La imponente infraestructura está compuesta por la llamada Torre del Homenaje, el Portal de Carlos III, la estatua de Gonzalo Fernández de Oviedo y el Polvorín. También están las áreas llamadas el Fuerte de Santiago, la Plataforma de Tiro Baja, la Plataforma de Tiro Alta y las  ruinas de la Primera Obra.

La parte más alta de la Fortaleza Ozama tiene una altura de 18 metros en la torre central. En la fortaleza se encuentra además una sólida edificación rectangular, con muros de sillería con una sola puerta, que luce una imagen de Santa Bárbara, o Polvorín, arriba. Actualmente el lugar está abierto para los turistas y visitantes de martes a domingo de 9:00 de la mañana a 5:00 de la tarde. Se encuentra ubicada en la Calle Las Damas, en la Zona Colonial, ciudad de Santo Domingo de Guzmán.


Share on Google Plus

About Gazcue es Arte

Lic. Comunicación Social y Bibliotecologia; Master Educación Superior y Política Internacional. Community Manager de @UASDFCS; Columnista @ElNuevoDiarioRD.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario

GRACIAS POR VISITAR GAZCUE Y DEJAR TU COMENTARIO.